Peluquería

Todas soñamos con tener un cabello saludable, suave y brillante, pero en nuestro día a día llevamos a cabo prácticas que lo dañan y debilitan. Algunas de ellas son simples actos que ejercemos por costumbre y sin poner atención, pero que afectan la salud de nuestras fibras capilares. Raquel Sarroca quiere que conozcas 20 sencillos hábitos que puedes adquirir para cuidar tu cabello y permitirle crecer sano y fuerte.

Es importante que tengas siempre presente que tu cabello es una fibra hecha de células muertas, como tus uñas. Esto quiere decir que no produce vitaminas y nutrientes por sí mismo, sino que debe absorberlas de sustancias externas como aceites naturales que produce tu cuero cabelludo o nutrientes que provienen de la naturaleza o productos de belleza. Su estructura es porosa y por ello puede alimentarse de estas sustancias, pero también recoger y “respirar” contaminación, rayos UV, químicos dañinos y sal.

  1. Antes de lavar tu cabello puedes utilizar dos veces en un ciclo lunar un oxigenante natural de tu cuero cabelludo “Gel Purificante”.
  2. Consigue resistencia a tu cabello haciendo el último aclarado con agua fría.
  3. No frotes enérgicamente el cuero cabelludo, el resultado es un aumento de grasa.
  4. Si te gusta el lavado diario puedes utilizar un limpiador suave para no irritar el Ph “Limpiador Sensitivo o Nutriente”.
  5. Usa champú sin sal. La sal es uno de los agentes más dañinos del champú.
  6. Evita utilizar productos sintéticos y conseguirás que crezca más rápido.
  7. Cepillalo cada vez que lo laves y asegúrate de masajear tu cuero cabelludo con las cerdas del peine de madera para activar la circulación sanguínea.
  8. Protégelo del sol “Oro Líquido”, usa protectores solares para cabello, para el verano, el cloro de las piscinas y el agua de mar.
  9. Tu cabello ama ser secado por el aire puro, aprovecha el buen tiempo para dejarlo natural.
  10. Si eres asidua al gimnasio o te gusta la sensación de frescura con el “Limpiador Purificante” lo conseguirás, gracias al eucaliptus.
  11. No abuses de planchas alisadoras ni secadores calientes. Las altas temperaturas de estos aparatos debilitan el cabello y lo dejan mate y deshidratado.
  12. Cura tus puntas abiertas con aceite de argán puro.
  13. Utiliza una vez a la semana un tratamiento de “Agua de Tierra” o “Agua de Lluvia” dependiendo si deseas nutrir o hidratar.
  14. Si eres de las que te gusta llevar color en el cabello sin dañarlo, utiliza los “Barros” Secretos del Agua™.
  15. Protege tu cabello de agentes dañinos como la contaminación y te ayuda a mantenerlo sin enredos, la “Bruma” de Secretos del Agua™ te ayudará.
  16. Córtalo con cierta frecuencia. El cabello está hecho de keratina y necesita alimento de nutrientes naturales. Llega un punto en que se secan … es importante que elimines esas puntas abiertas, para que no siga abriendo la fibra capilar.
  17. Consume levadura de cerveza (como aliño en ensaladas, sopas o consomés) . Esta favorece el crecimiento de uñas y cabello, así como la regeneración de la piel. Es un excelente aliado de belleza.
  18. ¡Relájate! Nada daña más tu cabello que el estrés. Por más que lo cuides, si no llevas una vida tranquila y libre de angustia. Recuerda dormir un mínimo de 8 horas diarias.
  19. Aliméntate bien. Tu cabello se nutre de todo lo que comes. Si evitas proteínas, grasas naturales y vitaminas esenciales en tu dieta, tu cabellera se verá afectada.
  20. Para un cabello débil o con caída los “Infoactivos” será tú mejor aliado.